¡Hablemos!

Hace unos días tuve la experiencia de observar las primeras gotitas de leche que mi cuerpo comienza a producir. ¡Qué experiencia!

Bueno, sucede que nuestros senos son totalmente capaces de producir leche desde los 5-6 meses de embarazo (Wow!). Algunas de nosotras comenzamos a observar algunas gotitas de fluído transparente o amarillento que salen de nuestros pezones. Éste fluido es el maravilloso, ¡Colostro! El colostro será la comida que nuestros bebés consumirán durante los primeros días luego de su nacimiento. Ahora bien, si no observas las gotitas esto no es un reflejo de lo que será tu producción en un futuro, el colostro se encuentra en tu pecho de igual forma aunque no se exprese.

Las señales hormonales que se activan luego del alumbramiento de la placenta le dejan saber al cuerpo que la producción de leche debe iniciar. Esto causa que la hormona Prolactina active las células que se encargan de la producción de leche en el seno. Aunque en pequeñas cantidades, el colostro disponible es capaz de cubrir la capacidad del estómago del recién nacido. La “leche madura” se espera a los 3-5 días posparto. Sin embargo, la continuidad en la producción de leche dependerá de la frecuencia y regularidad en la que lactemos y expresemos la leche ya sea manual, con máquina o ambas.

El colostro, se encarga de ofrecer calidad nutricional e inmunidad. Nutricionalmente el colostro es alto en proteínas, bajo en azúcar y bajo en grasas. La inmunidad se compone de todas las células blancas presentes que se encargan de combatir bacterias que son nuevas para el sistema del bebé. Si todo esto te parece excepcional, deja que leas lo siguiente. El colostro se encarga de re-cubrir el intestino del bebé previniendo la invasión de bacterias y proveyendo al bebé con los mejores anticuerpos, directamente desde la leche materna. No es de sorprendernos que éste líquido dorado ayude a estimular los primeros movimientos intestinales del bebé. ¡Yup, Meconio gracias al Colostro!

El meconio serán esas primeras manchas oscuras de caquita. El colostro en frecuentes dosis, desde el 1er al 3ro-5to día después del nacimiento, ayuda a eliminar la bilirrubina del cuerpo del bebé y prevenir la ictericia que es cuando la piel o parte blanca de los ojos (esclerótica) se tornan amarillentas. La bilirrubina es una sustancia amarilla que se produce cuando se reemplazan los glóbulos rojos viejos, es como un producto de desecho. El Hígado lo descompone para que sea eliminado en la caquita. De no ser eliminado adecuadamente observarías lo antes mencionado.

Pero, nada de que preocuparse, el colostro se encargará de cubrir las neces
idades de nuestro bebé. Queda de nosotras dar nuestro mejor esfuerzo siguiendo nuestro instinto maternal. Recordando y respetando la individualidad de cada madre que hace cada experiencia única y distinta. Después de todo, lo más importante es sentirse felices con nuestros esfuerzos y disfrutar el máximo ésta hermosa etapa que ha comenzado.

Éxito y muchos abrazos,

-Jen

Búscanos en Instagram @elartedelateta para más #tetatips, recetas y apoyo.